domingo, 30 de agosto de 2009

abrazos eternos

Nada reconforta, cura y alimenta tanto como el abrazo de un amigo. Cuando ese abrazo se prolonga en el tiempo sus efectos benéficos lo hacen también.

Esperé mucho tiempo por un abrazo así, tal vez más de la cuenta, y me aferré a él. Me aferré lo suficiente para que su efecto dure hasta la próxima vez.

Entonces descubrí varias cosas:

Descubrí que un abrazo no tiene por qué pedirse, debería llegar así, espontaneo y natural, cuando te sientas al lado de alguien “cercano” y tienes que decirle que necesitas un abrazo algo anda mal.

Descubrí también que los abrazos hablan por sí solos, que ahí no hacen falta palabras… el corazón de cerquita se entiende mejor.

Descubrí que a los amigos, a los de verdad, no necesitas decirles las cosas, no tienes que explicar nada, y que a pesar del tiempo y la distancia siempre estarán al alcance de la mano.

Descubrí que en el peor momento de soledad, alguien está pensando en ti y aunque no lo entiendas de momento, la vida en su momento te lo hace saber.

Finalmente, descubrí que, aunque no hay como la presencia física, la gente que de verdad te quiere, encuentra la forma de estar contigo, aunque sea de la forma aparentemente más insignificante o la menos convencional.

Así que desde aquí, un abrazo a todos esos que han estado en los momentos clave, quienes no importa la distancia sé que siempre serán un lugar al que puedo volver.

4 comentarios:

Juan Valdez dijo...

Me encantó.

Ollinyotl dijo...

¿Viste la pelicula "Dos abrazos"? Me parece que la peli muestra claramente lo que puede significar un abrazo para una persona. Desafortunadamente, pienso, en nuestra cultura no estamos habituados a mostrar nuestros sentimientos y mucho menos a hacer con el contacto físico, como es un abrazo. A veces, incluso, un abrazo es hasta mal visto: una mujer que abraza a sus amigos, uf, es una quien sabe qué; un amigo que abraza a otro, es decir, dos hombres, son gays, en fin, que mal. Pero que bien que hayas notado lo que un abrazo puede implicar en nuestras vidas.

beto dijo...

Adriana me gustó mucho xque yo me he sentido así y se que no es nada fácil expresarlo, menos ponerlo en palabras, Te mando un abrazo ;)

Mr. Charlie Bucket dijo...

Es increíble el poder que tiene un abrazo. Tienes razón, a la fecha, en mi memoria se guardan ciertos abrazos a los que recurro cuando necesito sentirme mejor o simplemente quiero recordar. Abrazos duraderos, cálidos que trasmiten más de mil palabras en un silencio reconfortante.

Ahora, desde mi punto de vista no está mal pedirle un abrazo a alguien cercano. Muchas veces nos guardamos las cosas.