jueves, 18 de febrero de 2010

ondas del lago

No sé cómo tanto tiempo después llegué a este blog http://blogs.esmas.com/loretdemola/index.php/2008/01/11/la-cura-y-el-huevo/

Recuerdo los años de Ondas del Lago, la gente que me enseñó a sacar agua de las piedras para lograr un contenido, a ser profesional, a disfrutar la vida laboral. Recuerdo el primer trabajo serio que tuve (aunque la seriedad en esa estación no fluía todos los días).

Recuerdo personas a las que hoy todavía llamo amigos, que se volvieron una parte importante de mi vida, que siguieron siendo colegas, que hoy me ven y me siguen llamando "angelito" en detrimento de mi reputación, por cierto.

Recuerdo cuando Álvaro ganó un premio y se publicó su primera novela, cuando Alex e Ivonne se casaron (si, aunque no lo crean lo recuerdo), cuando Luis y Carolina cometieron la misma imprudencia y cuando corté con mi novio y me recibieron en su casa para emborracharnos. Cuando entregaba las notas del programa y moría de miedo mientras mi jefe las leía, cuando me lanzaron al aire porque el encargado de la sección desapareció y yo era la que estaba a la mano. Cuando comíamos en La Taberna Griega (antes de que cayera en malas prácticas) y ahí surgían ideas que se convertían en promos, tan creativos que por el bien de todos no llegaban al aire.

Recuerdo los premios a “la dislexia, dislalia y mala ortografía”, a “la revelación como la peor voz del año”, galardón al que me hice acreedora y no volví a hablar al aire.

Recuerdo también las enseñanzas, la importancia de saber escribir para quien va a leer una nota al aire, de buscar la información hasta el último segundo, de perseguir una nota aunque te vieran como una estación patito, de producir cada segundo al aire, de ser perfectamente puntual para evitar el riesgo de “los dejamos con la hora del mimo”, de estar preparado para todo, de improvisar con la seguridad de que todo está bajo control, de pasar la estafeta. De hacer las cosas bien por convicción y de corazón.

Recuerdo el nacimiento de “El Huevo”, el primer número publicado en formato de tabloide, las primeras acreditaciones de prensa (cuando preguntaban si la revista era “la hueva”), cuando alguien le dijo a la jefa “yo como la gallina le dijo a Dios, me haces el huevo más chico o el hoyo más grande”.

Recuerdo mis trayectos desde la universidad, sin coche y por supuesto sin comer, las horas después del programa que me quedaba en las cabinas sólo por el gusto de estar ahí, mis invasiones a la oficina de deportes porque desde entonces era mi pasión.

Recuerdo mi última participación al aire, con Ivonne al micrófono y yo con la voz quebrada despidiéndome.

Recuerdo a Antimio y sus recomendaciones de museos, David y Lalo hablando de conciertos, Moisés, Humberto y sus miles de voces, Carlos, Malala, Emilio, Jorge, Javier y todo el equipo de noticias. Martín siempre produciendo en su cabina, el Tanque siempre monitoreando. Bueno, recuerdo hasta al Raptor y que algo aprendí.

No sé si alguien más conserve esos recuerdos. No sé porque vienen a mí de manera desordenada pero frecuente. No sé en qué momento pasaron 15 años.

Lo que sé es que hoy, cuando conozco a alguien que en su momento escuchó la estación, leyó la revista o se declara fan de alguno de ambos me lleno de orgullo y me despliego cual pavorreal sólo de pensar que yo fui parte de eso.

A quienes lo crearon, quienes me recibieron, quienes pusieron el corazón y quienes lo hicieron algo especial, mi absoluta admiración y agradecimiento.

3 comentarios:

Antonio Rivera dijo...

No sabía nada acerca de la desaparición de El Huevo, me parecía un buen proyecto de revista cultural. Por lo demás, me alegra que compartas tus memorias. "Recordar es volver a vivir". :)

Huguette dijo...

me encanta como escribes!!!!!!!!! pon los links más seguido, que no te hagas te sobra tiempo, casi no tienes juntas ni nada....
XOXOXOXOX
uva

Luis Eduardo dijo...

Se nota que tu "primer trabajo serio" te apasionaba. Creo que eso es una de las constantes de tu vida profesional (y creeme, se envidia de vez en vez) vivir apasionadamente el trabajo (y todo lo que haces)
Como siempre, gracias por compartirnos un poco. =)